20.4 C
Argentina
12 junio, 2024

Importante revelación para los vacunados contra el Covid que derriba un mito sobre Ómicron

Desde que Ómicron se adueñó de la pandemia de Covid se atribuyó parte del descenso de las muertes a la menor agresividad de esta variante: el hecho de que tuviera un mayor impacto en las vías aéreas superiores suponía que la zona pulmonar estuviera menos expuesta a la enfermedad y por lo tanto también las internaciones por complicaciones.

Dentro de esa lógica supuestamente encajaba el argumento de que, entonces, no estaba siendo tanto la vacunación, sino el menor poder letal de la variante, lo que estaba determinando que la cantidad de muertes disminuyera. Esto fue sostenido sobre todo por los grupos que aún dudan de la vacuna.

Sin embargo, se acaba de conocer un dato que, aun con Ómicron, se vuelve a confirmar el valor el impacto de la vacunación. La novedad aparece en el último Boletín Epidemiológico Nacional del Ministerio de Salud, que se dio a conocer este domingo.

Allí figuran algunos datos relevantes. El documento dice que, en cuanto a los fallecidos según condición de vacunación, entre la semana epidemiológica 23 y la 26 se registraron 8,15 muertes cada 100 mil habitantes en personas de 60 años y más sin vacunación o con esquema incompleto (una dosis).

¿Qué pasó con los que tenían el esquema completo y los que ya habían recibido al menos el primer refuerzo? En el primer caso se produjeron 1,2 muertes cada 100 mil habitantes. En el segundo, 0,38 muertes cada 100 mil habitantes. Las cifras demuestran el abrupto descenso de la letalidad cuanto mayor es el nivel de anticuerpos logrado por la vacunación.

Hay 401 internados por Covid en las terapias intensivas del país. Foto: Télam

En concreto, no estar vacunado o tener una sola dosis representa un riesgo de morir por Covid (con Ómicron) que es casi 7 veces superior que si se tiene el esquema completo y 21 veces superior que si se ha recibido el refuerzo.

La diferencia entre haberse aplicado el primer esquema y haber sumado la tercera dosis también es significativa: el riesgo de morir fue más de tres veces superior (3,15) en el primer grupo que en el segundo.

Esta lógica no se repitió, tal cual, en el rango etario que va entre los 18 y los 59 años. Murieron 0,5 personas cada 100 mil entre las que no tenían dosis alguna o sólo una, mientras que esa proporción fue del 0,07 por ciento entre los que habían recibido el primer esquema completo y de 0,19 entre los que tenían el refuerzo.

La mortalidad entre los chicos de 3 a 17 años, según el mismo documento, fue la más baja, como viene ocurriendo, y en particular en el lapso de estas semanas epidemiológicas fue de 0,03 cada 100 mil tanto entre los no vacunados como en los vacunados, y de 0,11 para los que recibieron un refuerzo.

El Boletín del Ministerio no hace mayor referencia a estas últimas cifras y a la posible explicación de por qué los menores que recibieron tres dosis tuvieron una tasa de mortalidad más alta que los de los otros grupos.

Entre los 3 y los 11 años, sólo el 64 por ciento recibió la segunda dosis. Foto: Xinhua

El relevamiento también da cuenta de que en el grupo de 3 a 11 años, sólo el 64,6 por ciento recibió la segunda dosis, mientras que en el rango de 12 a 17 años el 80,8 por ciento ya obtuvo el esquema completo.

Con respecto a las coberturas del primer refuerzo, este último grupo de adolescentes sólo alcanzo hasta ahora el 32,1 por ciento, mientras que entre los mayores de 18 años esa proporción llegó al 56,27 por ciento.

Mortalidad por edad

En lo que va de 2022, el 43,8 por ciento de las muertes por Covid fueron en mayores de 80 años y el 26,6 por ciento entre 70 y 79 años. El grupo de 60 a 69 años registró el 15,7 por ciento; el de 50 a 59, el 7,1 por ciento y el de 20 a 49, el 5,9 por ciento.

Otro dato importante es que al momento del cierre de este informe la cantidad de casos detectados de las subvariantes BA.4 y BA.5 de Ómicron –las más contagiosas de la familia- han sido pocos, con la salvedad de la limitación de testeos que rige para menores de 50 años, lo que impide conocer la cifra aproximada más real.

De la primera subvariante contabilizaron 12 y de la segunda, apenas 6. Mientras que de BA.2 fueron detectados 914. BA.4 y BA.5 quedaron registradas en en la provincia de Buenos Aires, la Ciudad, Catamarca, Mendoza, Santa Cruz y Santa Fe.

PS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS