9.7 C
Argentina
20 junio, 2024

El misterio de la ginecóloga: a tres años del crimen, no hay ninguna pista

En la mañana del 18 de julio de 2019, Zulma Malvar (63) se preparaba para ir al hospital de San Julián para hacer una cesárea. Pero nunca llegó. La tardanza de la mujer provocó sospechas en sus compañeros. Jamás se atrasaba, y  mucho menos cuando la esperaba una mujer a punto de parir.

Avisaron a su hijo Alejandro Jodar (47), que vivía a pocas cuadras. Cuando llegó a la casa se encontró con lo peor: el cuerpo sin vida de su mamá, tirado en el patio de la casa, golpeado brutalmente y con signos de ahorcamiento.

Desde un primer momento se descartó la posibilidad de un robo. La puerta de entrada no había sido forzada. No faltaba nada de valor. Ni plata ni las tarjetas bancarias. También se comprobó que Zulma intentó defenderse.

San Julián tiene hoy unos 10 mil habitantes. “Acá pasa cualquier pavada y enseguida todo el mundo se entera. Pero de lo que le pasó a mi madre, nadie sabe nada. Es raro. Creo que hay gente que tiene miedo y calla. Pero yo no voy a parar hasta que se haga justicia y quien la mató pague por ello”, le dijo Alejandro a Clarín.

Zulma Malvar en un mural. San Julián marchará a tres años del crimen, aún impune.

Este lunes se cumplen tres años del crimen. Ni una pista, ni un sospechoso. Sólo escritos y más escritos ante el juzgado del juez Pío Pala que lleva el caso.

Había un sospechoso. Un médico que trabajó con mi madre y a los pocos días se fue del pueblo para radicarse en Mendoza. Lo encontramos y le hicieron la prueba de ADN. Yo viajé y estuve en el momento en que sacaban las muestras. Pero después me llamó la atención que las mandaron en un sobre, como si fuera una postal”, siguió Alejandro.

“Tampoco hubo un seguimiento en su trayecto. Finalmente, la enviaron a Río Gallegos y el ADN de este hombre dio negativo. Pero sigo creyendo que algo tuvo que ver”, agregó el mayor de tres hermanos y el único que reside en San Julián. Paula (45) y Andrés (38) viven en Córdoba.

Alejandro agregó otros datos: “Mi madre no tenía pareja. Y tampoco tenía problemas con nadie. Al contrario, estaba rodeada de amigos. Además muchos jóvenes que hoy tienen algo más de 20 años fueron traídos al mundo por ella. Incluso mi hija, que es su única nieta”.

Zulma Malvar era muy apreciada en San Julián. Por eso organizan una marcha a los 3 años de su asesinato.

El asesinato conmovió a la gente de San Julián. Pero nadie aportó un solo dato. Sigo pensando que hay que buscar en el lugar de su trabajo. No me queda otra. Ahora surgieron otros sospechosos (uno reside en Chubut y otro en el mismo San Julián) y se les hará el ADN, pero solo para descartar. No van a servir de mucho”, se anticipa.

Un mural y una marcha

San Julián es un pueblo ubicado en la bahía del mismo nombre, a 260 kilómetros de Río Gallegos, capital de la provincia de Santa Cruz. La ginecóloga se había instalado allí en 1995, cuando llegó desde su San Juan natal. En ese entonces y por muchos años fue la única en su especialidad en un lugar que apenas llegaba a los 3 mil habitantes.

“Acá nos conocemos todos. O si quieren la mitad conoce a la otra mitad. A mi madre la mataron cerca del mediodía. Es imposible que nadie haya visto o escuchado nada. Por eso también creo que en esto hay metida gente ‘pesada’. Por eso, todo el mundo hace silencio”, expresó Alejandro.

En una pared de la localidad pintaron un mural con el rostro de Zulma. Y este lunes desde las 10 habrá una marcha por la Avenida San Martín hasta tribunales para pedir justicia a tres años del crimen.

Todo está cubierto de nieve en estos días, en este crudo invierno patagónico. Pasaron tres años desde que la mataron. Y todos la extrañan. “Alguien tiene que saber algo. Yo les pido por favor que lo digan. No queremos que el asesinato de mi madre quede impune”.

​Chubut. Corresponsal

AS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS