19.2 C
Argentina
16 junio, 2024

Repararon el legajo de un soldado que murió en Malvinas sin terminar la secundaria

Foto: Leo Vaca.

El legajo escolar de Rolando Máximo Pacholczuk, quien cursaba la escuela secundaria en la ciudad bonaerense de La Plata cuando fue herido de muerte en la Guerra de Malvinas, fue reparado 40 años después y, donde antes se leía “abandonó los estudios”, a partir de este martes 14 de junio se lee “Héroe de Malvinas”.

El Director General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires, Alberto Sileoni, quien firmó el legajo corregido del exsoldado, dijo que “la justicia tarda pero llega” y destacó que “a 40 años de la muerte de Rolando, para nosotros este acto reparador de su legajo es un ejercicio de la memoria”.

El funcionario provincial encabezó el primer acto reparatorio que el Gobierno de la provincia de Buenos Aires realiza en un legajo de un combatiente y lo hizo en la Escuela Excomercial de La Plata, donde Rolando cursaba cuarto año del secundario, en el turno noche.

Sileoni, junto a al directora del establecimiento e impulsora de este acto, Giselle Martín Ocampos, repararon el legajo del joven, donde constaba “adeuda materias” y “abandonó los estudios” y colocaron sendos sellos en uno de los cuales se lee en tinta azul “legajo reparado” y en en el otro “Héroe de Malvinas”, y lo firmaron.

Una copia fue entregada a la madre del exsoldado, Raquel, de 91 años, quien emocionada siguió el acto reparatorio que se extendió por más de tres horas, junto Héctor, hermano de Rolando.

 Fotos: Leo Vaca

“Quiero que no lo vayan a olvidar y que lo recuerden con amor”, dijo la mujer, que unía sus manos a la altura del corazón, y poco antes había emocionado a todos los presentes entonando el Himno Nacional y casi desmayándose al entonar el estribillo “Oh juremos con gloria morir”.

Antes del acto de reparación del legajo, se descubrió una placa que designa con el nombre del excombatiente al aula donde cursaba sus estudios, hecho en el que participaron varios compañeros de estudios del exsoldado.

“Yo fui compañera y amiga de Rolando, era como la hermana mayor, estudiábamos juntos y queríamos ambos estudiar Ciencias Económicas”, contó a Télam Yoli Aranda, quien viajó desde la provincia de Formosa para participar de este homenaje.

En ese sentido, destacó que “era muy muy querido, muy estudioso, tenía muchas ganas de vivir, de progresar, trabajaba en una zapatería, era muy querido por sus patrones, era alguien adorable”.

Asimismo, recordó que Rolando no quiso postergar ir al servicio militar cuando le tocó hacerlo en 1981 y que cuando fue convocado a la guerra en 1982, un compañero le ofreció “quebrarle un brazo para que no fuera y Rolando le dijo “no, de ninguna manera, tengo que ir en defensa de la Patria”.

Foto: Leo Vaca.

Explicó que en una carta enviada por Rolando desde las Islas a su tía les mendó unas palabras para sus compañeros y en ellas les contaba del frío, del hambre, del miedo “y él decía que quería vivir, vivir”.

Otro compañero, Walter Rodríguez, relató a esta agencia que cuando supieron que iría a la guerra le hicieron “una fiesta de despedida, con la inconciencia de esa edad, pensábamos que volvería pronto”.

Aranda contó también el shock que sufrió al enterarse que Rolando había resultado herido en la guerra el 14 de junio y que falleció dos días después a bordo del Irízar.

“Cuando supimos que volvían los chicos del Regimiento 7 de La Plata que habían combatido fuimos a esperarlo y un compañero me vio y me dijo ‘Rolando no va a volver’. Fue terrible”, recordó con lágrimas en los ojos.

Hugo Robert, vicepresidente del Cecim La Plata y excompañero de trinchera de Rolando, destacó que el joven “quería recibirse de perito mercantil y ser contador como su padre. Sería genial que le pudieran entregar el título postmortem de perito”.

“Tenía una vida plagada de sueños y quedó trunca por la dictadura. Malvinas fue parte de la dictadura. Rolando fue víctima de la dictadura, estuvo toda la guerra con un fusil que no andaba”, remarcó.

“Quiero que no lo vayan a olvidar y que lo recuerden con amor”Raquel, madre de Rolando

En el acto también estuvieron presentes la presidenta del Instituto Cultural de la provincia sede Buenos Aires, Florencia Saintout; la vicepresidenta del Área Institucional de la Universidad Nacional de La Plata, Andrea Varela; y la decana de la Facultad de Periodismo platense, Ayelén Sidún, unidad académica que realiza proyectos en conjuntos con la escuela secundaria.

La directora de la Escuela ExComercial platense, Giselle Martín Ocampos, destacó que el exsoldado “era un alumno dedicado y gran compañero”.

“Es una fuerte acción pedagógica este ejercicio de memoria. Y es un acto de justicia, ética y moralmente necesario”, concluyó.

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS