9.7 C
Argentina
20 junio, 2024

Marcelo D’Alessandro contó cómo se analizarán los celulares de la tripulación del avión

El ministro de Justicia y Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro, contó que ya se están peritando los celulares de la tripulación iraní del Boeing 747 de la empresa venezolana Emtrasur Cargo, que permanece retenido en Ezeiza desde el miércoles 8 de junio.

Durante el allanamiento de este martes en el hotel de Plaza Canning Design, la Justicia federal secuestró los teléfonos móviles, y ahora D’Alessandro contó que la división cibercrimen de la Policía de la Ciudad no peritará todos, sino que se dividirá con la Policía Federal.

“Lo primero que se va a hacer es extraer la información y bajarla a un pendrive para acercárselos a la Justicia. Seguramente, después pondrán un traductor para entender qué es lo que estaban hablando”, dijo en relación a los iraníes y dando detalles del accionar técnico de la fuerza porteña como auxiliar del juez Fernando Villena, a cargo de la investigación.

La aeronave de matrícula YV3531 llegó a nuestro país con catorce tripulantes venezolanos y cinco iraníes. El avión llegó a nuestro país el 6 de junio desde México y aterrizó en Córdoba, y luego fue a Buenos Aires. El 8 de junio intentó volar a Uruguay, pero le denegaron el aterrizaje, y tras volar en círculos sobre el Río de La Plata, volvió a Ezeiza.

Respecto de todo esto, D’Alessandro dijo que en el caso del avión “hay muchos puntos negros“. “Todo lo que tenga que ver con terrorismo, nada se puede subestimar. No es casualidad que un ministro de un país hermano, limítrofe, como Paraguay, avise a todos los servicios de inteligencia de esta situación”, opinó en diálogo con TN.

No es normal que Uruguay tome la decisión de bloquear el espacio aéreo, y no permitirle aterrizar a este avión. Y nosotros dijimos ‘acá no pasa nada'”, se quejó, comparando el accionar de las autoridades del gobierno de Alberto Fernández con los vecinos.

D’Alessandro dijo que en Argentina “a veces se subestiman las situaciones”. “El avión aterriza el lunes, el miércoles se le permite ir a Uruguay y cuando le prohíben el aterrizaje, ahí empieza a tomar un escenario público, donde después recién ahí le retienen los pasaportes“, continuó.

“El avión llegó y aterrizó en Córdoba por problemas de neblinas, estuvo un par de horas ahí. Insisto: si es un avión que está alertado en la región donde dos países limítrofes toman cartas en el asunto, no se puede subestimar esta situación. Del lunes al miércoles se le permitió ir sin verificar nada“, ahondó.

Igualmente, dijo que con eso no está “condenando” a nadie, sino que busca “esclarecer”.

“No puede ser que un avión que hace una ruta aérea que va a Paraguay, lleva cigarrillos a Aruba con siete integrantes que son iraníes y después terminan cinco, y hay dos que no se sabe dónde están. Diecinueve tripulantes, hasta donde uno pudo averiguar, ni siquiera es rentable para lo que es un avión de carga, porque viajan entre cinco y seis”, reveló.

En cuanto a la hipótesis de entrenamiento de la tripulación venezolana por parte de los iraníes, que difundiera el jefe de la AFI, Agustín Rossi, dijo que hay que entender que “estos dos países en particular tienen un bloqueo y sanciones internacionales que no les permiten hacer vuelos de carga“.

“Por eso no se les carga combustible. Hay un montón de alertas y sospechas que no se pueden subestimar“, insistió el ministro de Horacio Rodríguez Larreta.

Posteriormente, aprovechó para detallar que desde la Policía de la Ciudad se trabaja con agencias internacionales en diferentes investigaciones y se cuenta con un departamento de anti-terrorismo.

El Boeing 747 retenido en el aeropuerto de Ezeiza. Foto AP

“Nuestra policía de proximidad tiene que estar a la altura de la circunstancia de lo que es la Capital Federal, y acá entendiendo lo que fue la Historia“, aseguró por los dos atentados en Capital, de la Embajada de Israel y la AMIA.

Respecto de esto último, aseguró que no hay planeado ningún operativo especial sobre posibles blancos terroristas en la ciudad.

“Nosotros constantemente trabajamos en forma conjunta con las fuerzas federales en cubrir los potenciales objetivos. Hoy no hay nada que lo amerite. Sí nos genera la sensación de querer saber más sobre lo que pasó. Parece que estamos atrasados en lo que puede significar una situación de estas características”, concluyó.

Avión venezolano-iraní: qué se sabe

La fiscal Cecilia Incardona pidió una varias medidas para determinar si algunos de los ciudadanos iraníes guarda alguna vinculación con organizaciones terroristas.

La causa penal para dilucidar las sospechas alrededor del avión venezolano-iraní se abrió el lunes por la tarde, con un pedido de la representante del Ministerio Público Fiscal para que se decrete el secreto de sumario. En esas condiciones se encuentra a la fecha el expediente.

Cuando impulsó la acción penal, la fiscal Incardona le sugirió una serie de medida al juez Federico Villena, que apuntan, esencialmente, a esclarecer los motivos por los cuales el avión y que hasta enero pertenecía a la aerolínea iraní Mahan Air, aterrizó en suelo argentino.

La investigación penal se abrió en base a la denuncia presentada por la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA). En el texto plantearon la posible conexión del piloto de la aeronave con un organización considerada terrorista.

Allanamiento al hotel donde se encuentra la tripulación de Emtrasur. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

El avión que lleva una semana en el aeropuerto de Ezeiza perteneció a Mahan Air SA, empresa sancionada por el gobierno de los Estados Unidos por supuestos vínculos con operaciones de lavado de dinero y al financiamiento de organizaciones terroristas. En ese punto se estableció la conexión con la fuerza iraní de elite Al Quds.

Los abogados de la DAIA sostuvieron que alguno de los integrantes de la tripulación iraní “tendrían vínculos con las fuerzas Al Quds, perteneciente a la Guardia Revolucionaria Islámica, declarada como grupo terrorista por los Estados Unidos”.

Se puso particular atención sobre Gholamreza Ghasemi, piloto de la aeronave, “dado que coincide con el nombre de miembro del Guardia Revolucionaria Islámica de Irán y administrador de Fars Air Qeshm, aerolínea iraní que usa 747 para traficar armas a grupos terroristas”, se señaló.

DS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS