19.2 C
Argentina
16 junio, 2024

Cayetano habló de su adicción al juego y contó que le sacó plata a su padre para apostar: “Me metí en un lío”

El periodista brindó una entrevista donde habló solamente de la ludopatía.

Cayetano habló de su ludopatía. (Foto: Instagram @nicocayeta)

Nicolás Cayetano fue el primer invitado de la segunda temporada del podcast La Cruda, conducido por Migue Granados. En los 48 minutos que dura el episodio, solo hablaron de un tema: la ludopatía.

Si bien el periodista contó en entrevistas previas las consecuencias que sufrió a raíz de su adicción, esta vez se explayó sobre los sentimientos que lo invadieron en esos momentos difíciles. “Si hoy miro la película desde afuera y me veo ahí, diría ‘pobre pibe’, porque la pasás como el cul…”, se sinceró.

Leé también: María Eugenia Ritó reapareció en los medios y adelantó que se pondrá un “balón gástrico” para bajar de peso

Cayetano conduce las tardes de Metro junto a Gabriel Schultz, Dalma Maradona y su hermana Cayetina. (Foto: Instagram @nicocayeta)

Nicolás Cayetano y su vínculo con la ludopatía: “El límite es cuando perdiste”

Cayetano contó que siempre estuvo presente su interés por el juego, Incluso en el colegio, donde daba vuelta unos bancos y organizaba apuestas en los recreos.

“La cantidad no es lo importante, lo importante es lo que le significa a uno. Yo de chico perdía poco, pero que en ese momento me significaba la plata para volver en bondi a mi casa”, explicó.

Leé también: Lali Espósito aseguró que tuvo mejores citas en España: “En la comparativa, el argentino es medio flojardi”

“Con los años, y recuperándome, aprendí que buscaba adrenalina. Yo pensé que buscaba plata fácil”, admitió, justo antes de contar una anécdota por primera vez.

Nicolás Cayetano no se guardó nada en su conversación con Migue Granados. (Foto: Instagram @nicocayeta)

“Una vez mi viejo me mandó a cobrar una guita en San Francisco Solano… se va a enterar ahora mi papá. Yo estaba volviendo, veo el barco ahí abajo, dije ‘voy un toque’, y la perdí. Tenía 20, 25 años. No eran 500 lucas, pero eran 50. ¿Y yo como le digo a mi viejo que acabo de perder esa guita en el casino? No había forma. Me fui muy mal, terminé pidiéndole plata a un amigo para devolverle a mi papá. Pero me metí ya en un quilombo que nada que ver, fuera de lugar, desubicado, me sentí para el cul… Fue una de las primeras veces donde me mandé cag… feas y vinculando a otras personas”, expresó sin dolor pero con pesar.

El límite es cuando perdiste”, destacó. Cree que se puede llegar a un punto medio entre la diversión del juego y la adicción, un límite que es muy fino. “No puedo, no me dejan, no le encontré la vuelta. Mi auto pasa de primera a quinta”, dijo.

De manera honesta, explicó que relacionó el ganar más dinero con el tener más para devolver: “La adrenalina pasa a ser jugar más que lo que uno puede pagar. Y ahí es donde empiezan los problemas grandes”.

Y detalló: “A mí me pasaba que tenía que irme a una cifra que me lastimara en caso de perder para sentir esa adrenalina. Ya no la sentía con plata que podía pagar”.

“Llega un momento que se oscurece, que vas por inercia. Jugaba porque jugaba, sentía que mi cuerpo me lo pedía, ya sin disfrute”, señaló sobre los momentos más difíciles.

Qué perdió Nicolás Cayetano en sus apuestas

No es la primera vez que Nicolás Cayetano cuenta que perdió un departamento propio que le había regalado su abuela. Después de un verano donde apostó de más, tuvo que saldar una deuda de 60 mil dólares, que era exactamente lo que salía la casa donde vivía.

Si bien admite que hoy en día se hubiese manejado diferente, en ese momento no lo dudó y saldó la deuda con su hogar. “Parte de mi fuego está vinculado a comprar ese departamento. Ese mismo, no quiero uno más grande, ni uno más lindo, ni más moderno, quiero ese. Y voy a hacer una copia de la llave, voy a ir a La Tablada donde está mi abuela, y se la voy a dejar”.

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS