7 C
Argentina
23 junio, 2024

Pese a la disparada de los precios, una marca de ropa aumenta 45% la producción por un pico de demanda

Pese a que la ropa aumentó en promedio un 73% en abril frente a 2021, las empresas del sector están incrementando las ventas.

El rubro crece en torno al 20% interanual, con un cuello de botella en la producción -por falta de talleristas y mano de obra textil- y problemas de abastecimiento de algodón y otras telas sintéticas, por trabas a las importaciones y fuertes subas de precios a nivel internacional, según cuentan en el sector.

Después de dos años duros (2018 y 19) y otros dos con la actividad frenada por la pandemia (20 y 21), hay empresas que están buscando aprovechar este repunte de la demanda para colocar más productos y también recuperar precios.

La marca argentina Bowen, nacida en los 90 como fábrica de camperas de cuero, acaba de anunciar una inversión de $ 100 millones para elevar 45% su producción este año, otro tanto en 2023 y digitalizar toda su operatoria.

El año pasado, cuando hicieron el presupuesto para 2022, en la firma no esperaban que los números les jugaran tan a favor.

Ahora, con la producción incrementada, esperan terminar el año con una facturación de $ 2.000 millones, el doble que en 2021, contó Pedro Chirou, dueño junto con Martín Stok de la cadena, que tuvo en sus inicios a Federico Álvarez Castillo (Etiqueta Negra) como socio. Empezó enfocada en ropa para hombres, pero ahora ofrece ropa “sin género, para todos”.

Con 120 empleados, Bowen posee 11 locales propios, 12 franquicias, 4 outlets y vende en 65 tiendas multimarca. El 10% de sus ingresos ya vienen de su tienda virtual. El 95% de su producción es nacional, en manos de terceros, como Alpargatas, Santista, YKK, Apholos, Procesadora Virasoro, Amesud, Tavex o Ricoltex, entre otras, detalla.

Respecto a los precios, Chirou admite que “el mercado se achica un poco. Es un problema que nos preocupa. Hubo aumentos de 65/70%, un poco más altos que el índice general de inflación, sobre todo en abril”.

Bowen junto a un grupo de 70 marcas lanzaron Acción Moda, una especie de Precios Cuidados de indumentaria, donde cada una ofrece 15 artículos a precios rebajados.

Por qué se vende más

¿Por qué crecen las ventas si los precios no paran de subir y, como en el caso de Bowen, las prendas cuestan en promedio $ 12.000?

Chirou cuenta que la parte industrial tiene un peso relevante en el comportamiento de los precios “y poco se puede hacer”. Y agrega: “Claramente, no somos una marca muy masiva. Estamos direccionados a un nicho que cuidamos e intentamos que no se achique”.

Según el empresario, la demanda se explica, por tres razones. La primera es el consumo contenido durante los años anteriores.

En segundo lugar, hay menos viajes al exterior (y menos posibilidad de adquirir indumentaria afuera por parte de los clientes). “Había una ‘importación’ de ropa enorme que venía en valijas de los viajeros. Ese es nuestro segmento de consumidores”, cuenta Chirou.

Final y, paradójicamente, el tercer impulso del consumo es la suba de precios. “Por la inflación, hoy la gente gasta rápidamente el dinero que tiene. Los pesos queman“, admite el empresario.

Hacia 2023, además de alcanzar una producción de 500.000 prendas, prevén comenzar con la regionalización de la marca. Están haciendo los primeros análisis para ver cómo encarar la expansión hacia los países vecinos, inicialmente Uruguay.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS