23.2 C
Argentina
12 junio, 2024

La low cost colombiana Viva Air ya aterriza en Ezeiza

El jueves por la mañana aterrizaron en el Aeroparque metropolitano los dos primeros vuelos de la aerolínea colombiana Viva Air. Debían haber llegado a Ezeiza, pero la niebla obligó a desviar esos y algunos vuelos más, que aterrizaron en Montevideo y Rosario.

Los dos vuelos representaron un momento importante en el caso de Viva, y no sólo porque fueron los dos primeros vuelos comerciales hacia Argentina.

Esta línea aérea, con base en la ciudad de Medellín y de capitales europeos y estadounidenses, vuela a 60 destinos dentro de Colombia y en toda la región, con conexiones internacionales focalizadas sobre todo en Estados Unidos, México y el Caribe. La mayoría del capital de Viva es del grupo Irelandia y un porcentaje minoritario es del fondo de inversión Cartesian, los mismos que en Argentina controlan Flybondi.

Viva comenzó a vender su ruta a Ezeiza hace menos de cuatro meses, una vez que las rutas fueron autorizadas por la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC). Lo hizo con una política comercial muy agresiva, con asientos entre Ezeiza-Medellín y Bogotá por 450 dólares, ida y vuelta.

Lo que probablemente no esperaba el argentino Félix Antelo, un joven ejecutivo formado 18 años en la aerolínea Latam y que ahora comanda Viva Air desde Medellín, fue que la ruta a Ezeiza pasaría a ser en cuestión de semanas una de las más importantes de las 60 que vuelan.

Es la segunda ruta más importante que tenemos y recién estamos haciendo el vuelo inaugural“, dijo Antelo a Clarín durante la presentación de la línea aérea, en un bar de Palermo. Viva comenzó con cuatro frecuencias por semana desde Medellín y otras cuatro desde Bogotá, con 1.500 asientos semanales disponibles. Antelo dijo que para fin de año “probablemente lleguemos a una quinta frecuencia semanal desde los dos destinos”.

Paola Tamburelli, titular de la ANAC (izq) junto a Félix Antelo, titular de Viva Air, antes de embarcar el vuelo inaugural hacia Medellín.

“Sabíamos que iba a haber una respuesta muy buena de los colombianos, porque se vuelven locos por Buenos Aires y por cuestiones también de tipo de cambio“, agregó Antelo. “Pero además hay una venta que no esperábamos de pasajes que sacan los argentinos que se quieren ir al Caribe. Estamos hablando de pasajes que no pueden ser pagados en cuotas, a un tipo de cambio que hoy, con los dos impuestos que se cobran al turismo, arroja un dólar de 210 pesos“.

El incremento de argentinos que viajan al exterior se verifica no sólo en en el caso de este caso. El miércoles, el grupo Air France-KLM anunció que este mes aumentará sus frecuencias hacia Buenos Aires, desde París y Amsterdam, hasta totalizar 13 por semana y un total de 3.500 asientos. Los vuelos hacia Madrid de Aerolíneas Argentinas e Iberia salen sin un solo asiento vacío. Otro tanto ocurre, según operadores turísticos, con la demanda de asientos hacia Estados Unidos que ofrecen Aerolíneas y las estadounidenses American Airlines, United y Delta

A su vez, esa mayor salida de argentinos al exterior también tendría este año su correlato en las cuentas públicas. Según estimó la consultora Equilibra, que encabeza Lorenzo Sigaut Gravina, el déficit del turismo internacional prácticamente se duplicara este año, pasando de un rojo cercano a US$ 2.500 millones a otro de más de US$ 4.700 millones.

Ese rojo no es sólo por la salida de argentinos al exterior, sino por la baja cantidad de extranjeros que visitan la Argentina y que pagan sus consumos con tarjeta de crédito. En abril, los turistas extranjeros sólo pagaron 37 millones de dólares con dinero plástico y el déficit de la cuenta turismo fue de US$ 507 millones. Según el economista Andrés Borenstein, lo habitual venía siendo un gasto de US$ 150 millones a US$ 200 millones mensuales por parte de los visitantes extranjeros. Ahora, todo indica que no bajó la cantidad de turistas, pero que la mayoría se vuelca al “dólar conserje”.

Antelo señaló que para el turista colombiano, Buenos Aires sigue siendo un destino barato, sobre todo para darse algunos gustos puntuales. “Comer carne argentina y vino de Mendoza por 20 dólares sigue siendo muy accesible para un turista de Colombia. Otros precios, que subieron 60% en un año contra un dólar blue que se quedó quieto, ya dejan de ser tan atractivos“.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS