14.7 C
Argentina
20 junio, 2024

Inquietud empresaria ante “funcionarios que han perdido la fe”

En las reuniones de altos mandos empresarios, más frecuentes de lo que trasciende, el comentario generalizado es que se encuentran con funcionarios de gobierno que “han perdido la fe” ante el ala cristinista que, lejos que buscar un modo de ordenar, encuentra la manera de entorpecer. Así mencionan lo que ya ocurrió con el gasoducto en un Gobierno que tardó casi dos años en ponerlo en marcha o lo que sucede con las tarifas. Los empresarios achacan la reacción tardía en el gasoil que se evaporó por las fronteras o las trabas en organismos como el Mercado Central para Mercado Libre que pensaba ampliar la planta con una inversión millonaria y a fines de 2021 decidió dar marcha atrás con el proyecto. Otros temas como la Hidrovía también están detenidos, según comentan. Y en el caso de la licitación del 5G se dice que el Gobierno la demoraría para priorizar que funcione bien el 4 G en todo el país. El consenso de los CEO es que Argentina está “al límite” pese a exportaciones que estiman en el récord de US$90 mil millones este año. La duda es como se atravesarán los próximos meses de sequía en el ingreso de divisas del campo.

El embajador Carlos Tomada parece decidido a mejorar la relación comercial entre Argentina y México. Por lo pronto el presidente López Obrador acaba de abrir el mercado de carnes y están llegando al país los inspectores para habilitar los frigoríficos. Ya lograron ampliar el cupo de frijoles que representan una exportación anual de US$70 millones. Además y apoyado en un poderoso empresario, Alfonso Romo, de Monterrey, quien conoce a la Argentina por su pasión por los caballos de salto, Tomada pidió a varios organismos que le preparen proyectos para cambiar un comercio bilateral que representa la mitad del que tiene Chile con México. Los silo bolsa, las novedades biotecnológicas de Bioceres, entre otras empresas, encabezan la lista.

La mayoría de los pequeños acreedores de Vicentin ven alejarse la posibilidad de cobrar con la decisión de la Corte Suprema de Santa Fe de intervenir el concurso. Señalan que resultó un duro golpe a las expectativas de cobro de más de 900 pequeños acreedores que habían aceptado la oferta de pago. Según fuentes del juzgado de Reconquista, alrededor de 950 de los casi 1.600 acreedores habían firmado su conformidad para aceptar el cobro de la deuda. El anuncio del pago inicial de US$297 millones de dólares en efectivo resolvía la situación de 792 acreedores, cuya deuda es menor a los 30 mil dólares. Son productores de Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos y Buenos Aires muy afectados con el default de Vicentin y un proceso concursal que lleva dos años y medio.

El fondo de inversión regional Kamay Ventures, integrado por Coca Cola y Arcor acaba de invertir en su sexta start up. Eligió a Zippin que apuesta a que las Pymes de la región puedan acceder a servicios logísticos como las empresas de primera línea. Zippin fue desarrollada por Federico Arbio, Enrique Courtaux y Gabriel Topola y es una plataforma de uso gratuito. Los usuarios encuentran en un solo lugar múltiples transportes y herramientas de gestión. La empresa acaba de llegar al mercado chileno y planea expandirse a México hacia fin de año. Y recibió una certificación por parte de Mercado Libre, lo que le permitió que el gigante del e-commerce lo incluyera dentro de su oferta logística como una solución para aquellos productos que Mercado Envíos no gestiona. Su red de distribución está integrada por OCA, Correo Argentino, Chazky y La Sevillanita. Cuenta con 2.100 puntos de despachos y más de 4.500 de retiro.

Matías Burnstein (42) ingeniero industrial egresado de la UBA, tiene una dilatada carrera en empresas tecnológicas tras su paso por Despegar y el unicornio brasileño Vtex. Pero hace tres años decidió a partir de una experiencia personal “reinventar la industria del sueño”. Así nació Calm junto a otros dos amigos y una vaquita en la que juntaron US$50.000. Cayeron en la cuenta que no había comercialización on line de colchones que atribuyeron al tamaño del colchón. Se lanzaron a comercializar los colchones en caja que se fabrican con una espuma de alta densidad que se comprime y se sella al vacío y que cuando se quita el envase, el solo contacto con el aire, le da la forma original. El tamaño de la caja varía de acuerdo al colchón elegido. El máximo llega a dos metros por 2 metros. Las máquinas para comprimir ya estaban en el país. Calm se está expandiendo hacia todos los productos relacionados con el descanso. Pero en la Argentina del “me too”, los líderes del negocio como Piero, con el 35% del mercado, también desembarcaron en los colchones en caja.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS