14.7 C
Argentina
20 junio, 2024

FMI: luces rojas por la deuda y advertencia por subsidios récord

El FMI elaboró un mapa de calor de la deuda argentina y, salvo un casillero, todos los restantes (14) están pintados de rojo. Esto quiere decir que la probabilidad de entrar en default sigue latente de no cumplir con las metas que el Gobierno y el organismo se comprometieron.

“La deuda es sostenible, pero no con una probabilidad alta”, sentenció el trabajo del organismo que fue publicado el viernes. Allí puede verse el cuadro casi todo pintado de rojo.

En el Gobierno, consultados al respecto, le restaron importancia. “Lo mismo sucedió con ese cuadro en el caso de Grecia y otros países europeos en la crisis de 2009”. Justificaron que ocurre lo mismo siempre que un país está en problemas y acude al organismo a pedir ayuda cuando atraviesa una crisis de balanza de pagos. Aunque no fue así por ejemplo cuando Argentina acudió en 2018 con el SBA. El riesgo país estaba en la zona de 400 puntos básicos y esta semana cerró en 2.400.

La reciente volatilidad de la deuda en pesos es un tema sensible. Y más, de cara a la licitación de pasado mañana por un vencimiento al que le restan completar unos $ 250.000 millones según cálculos de la consultora FMyA para que Guzmán cierre las cuentas del mes. Ya dio un paso importante cuando la semana pasada logró canjear, en buena medida gracias al Banco Central, dos letras que vencían el 30 de junio por unos $ 600.000 millones. Queda el desafío del martes ahora. “Debería conseguir un roll over alto”, dijo FMyA en un informe.

En el Gobierno se muestran confiados. Creen que el FMI brindó apoyo en el comunicado de prensa del viernes más allá del mapa de calor de la deuda rojizo del staff report.

“En el contexto de volatilidad reciente del mercado, los esfuerzos para fortalecer y profundizar la deuda en pesos, que es un pilar esencial del Acuerdo de Facilidades Extendidas de 30 meses, siguen siendo críticos, junto con firmes implementación de metas fiscales”, puso el FMI.

Asimismo, las autoridades de Washington creen que el programa actual no contempla ni requiere una reestructuración de la deuda en pesos.

En el mercado, en cambio, se permiten dudar. Recuerdan que el mismo mapa de calor ya lo había hecho el FMI en julio de 2019. Fue meses antes del reperfilamiento de la deuda en pesos que terminó implementando Hernán Lacunza, ministro de Economía de Mauricio Macri. El FMI, en aquel staff report, también decía que “la deuda es sostenible pero no con una probabilidad alta”. Y en ese momento el riesgo país estaba en 800 puntos.

La semana finalizó con malas noticias para la deuda argentina. El riesgo país ya está en el mismo nivel que registraba antes del canje de la deuda en dólares que Guzmán implementó en 2020. Los bonos en dólares acumulan caídas en el mes que llegan al 20%. Y en pesos hay de hasta 30%.

El FMI notó esto mismo en su staff report.

“Pese a la reestructuración de la deuda en dólares -dice el staff report del viernes-, los vencimientos de las obligaciones en dólares y las necesidades brutas de financiamiento siguen siendo relativamente altas en el medio y largo plazo, incluso por encima de las metas establecidas en la nota técnica de marzo de 2020 sobre la sostenibilidad de la deuda”.

Este párrafo hace referencia a un punto sutil aunque no menos importante. Refiere a un documento que el organismo había emitido a comienzos de 2020, cuando Guzmán recién arrancaba su tarea y que, en muestra de buena voluntad, justificó la decisión del ministro de primero reestructurar la deuda con los bonistas privados y después firmar un acuerdo con el FMI.

En el Gobierno le restan importancia a esto. Hacen hincapié, en cambio, en el comunicado de prensa y el énfasis sobre la importancia del mercado de la deuda en pesos. “Ahí está la clave”.

En verdad el verdadero test sí se verá este martes.

“El sueño de armar un mercado de deuda en pesos profundo no fue posible ni con un cepo”, puso Andrés Borenstein, economista de Econviews, en un informe este viernes.Culpen a la incapacidad de bajar el déficit y a la descomposición política. Usar instrumentos de ajuste por inflación era una buena forma de desarrollar el mercado, pero sin credibilidad ni números fiscales que ayuden era una quimera.

Por último, en el box 2 del staff report el FMI dice: “Los subsidios energéticos de la Argentina están entre los más altos de América Latina después de Venezuela. Y las tarifas entre las más bajas”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS