19.2 C
Argentina
16 junio, 2024

La particular historia del árbitro francés que dirigió a Los Pumas y es fanático del Potro Rodrigo

En una mesa de hotel, los árbitros que la World Rugby designó para los test matches entre Los Pumas y Escocia que culminaron el sábado, desayunan y charlan en inglés. Dos son franceses y el tercero australiano. Al silencio de la media mañana se le cuela el tintineo de las tazas y el murmullo de los que apenas se levantaron un rato antes y ya terminaron las opciones del buffet. Nick Berry charla con los franceses Mathieu Raynal y Pierre Brousset, nada raro. Eso, hasta que una canción a capella se impone en la atmósfera.

“En una villa nació, fue deseo de Dios; Crecer y sobrevivir a la humilde expresión…”. Si no escuchamos mal, el francés que dirigió en Salta es quien entona la canción que Rodrigo grabó en homenaje a Diego Maradona. La cadencia es perfecta. “Enfrentar la adversidad, con afán de ganarse a cada paso la vida”. Es Raynal, no hay dudas.

-Excusez-moi ¿Estás cantando una de Rodrigo?

– ¿El Potro? ¡Sí! ¿Cómo no? Escucho mucho La Mano de Dios.

Raynal en una postal de Los Pumas vs Escocia en Salta. Foto Juano Tesone

Raynal, el árbitro principal del test match de Salta y asistente en Jujuy y Santiago, habla perfecto el castellano y le explica a Clarín que, por la cercanía de Perpignan -su ciudad- con España, en la escuela aprendió el idioma. ¿Pero en qué parte aparece Rodrigo? Jamás vivió en Córdoba ni en otra parte de la Argentina. Tampoco sabe que es estar en un cumpleaños de 15 o en un casamiento con la corbata en la cabeza, ni mamó el tunga-tunga desde la cuna ¿Entonces? “En Perpignan todos cantan la canción”, asegura.

Raynal fue referí en siete partidos de Los Pumas (ante Australia en 2016; con Irlanda y Australia en 2017; con Escocia y Nueva Zelanda en 2018, con Rumania en 2021 y Escocia este año) y conoce varias provincias argentinas. Pero mucho antes de ese contacto con nuestra patria, ya tenía al Potro en su playlist. “Perpignan fue campeón en 2009”, comienza a explicar desde el principio. “Ese plantel tenía argentinos y ellos eran quienes ponían música. Había un tema que se repetía siempre”, suelta y le pone la pausa que llevan las buenas historias.

Sacamos cuentas y la memoria nos lleva al Flaco Rimas Álvarez: de Burzaco a Perpignan sin escalas. Él debe ser el autor intelectual. “No, cuando yo llegué ya se escuchaba Rodrigo. El que lo impuso fue Sebastián Bozzi, de Banco Nación, además muy maradoneano él”, admite el ex Pucará  y nos pone en contacto con el musicalizador.

“Si fui yo el que la impuso. Les comí el cerebro a todos en un momento especial del club, antes de ser campeones. Me arrepiento de no haber comprado los derechos de La Mano de Dios para Francia, me hubiese llenado de guita”, confirma Bozzi por WhatsApp, desde Perpignan, dónde asegura que el tema se sigue escuchando en los bares.

“El año que decidí el retiro, hablé con los dirigentes y les dije que íbamos a salir campeones. Viajábamos a todos los partidos en micro y ahí yo ponía un video de Maradona cómo cábala. De ahí, pasamos a la canción de Rodrigo que pasó del vestuario, directamente a los estadios. La gente lo adoptó, el CD se guardaba como oro”, dice Bozzi y revela el origen de todo. 

Los Pumas vs Escocia en Jujuy: en el fondo como asistente, Raynal. Foto Marcelo Carroll

“Esa canción sonaba todo el tiempo. Para la final en París, ponen la canción en el estadio: 40 mil fans ya la cantaban. Tras salir campeón, se hizo la fiesta en la ciudad: 60 mil personas la entonaron”, calcula Raynal. “Empecé a prestarle atención a la letra, entendí lo que decía y nunca más la dejé de escuchar”, se jacta. 

-¿La seguís escuchando?

-¡Claro, la tengo en mi playlist! En algún momento aparece, siempre.

-El más cuartetero de Francia. ¿Qué más te gusta de la Argentina?

-Conozco muchas provincias, el asado y las empanadas. Es un país hermoso, con regiones muy diferentes. Fui tres veces a la Bombonera, el ambiente fenomenal y único.

Mathieu Raynal en el centro de la escena. Foto Juano Tesone

-¿Te gusta el fútbol, entonces?

-Eh, sí. No soy fanático. Mi padre, sí, muy futbolero. Me llevó a ver a Barcelona y al Marsella. Una de las veces que fuimos a ver al Barcelona terminó el partido y me dijo que lo acompañara al campo de juego, quería una foto ahí. Esperamos que se vaciara el estadio y allí fuimos. Pero nos sacó la policía ¡No había nadie, ya no había público! No nos dejaron. En 2016 la final del Top 14 (entre Toulon y Racing 92) fue ahí y yo el árbitro. Lo llamé a mi padre y le dije: ahora vamos a sacarnos la foto. Y la sacamos.

Raynal habla y entiende castellano a la perfección. Domina el inglés sin ningún tipo de problemas y, por supuesto, el francés es su lengua principal. Pero adoptó algunos rasgos que no caracteriza a otros franceses. “Mira cómo toma gaseosa aquella persona…”, dice cómo quien lamenta una situación. “No le va a quedar nada para el fernet”, suelta, se ríe y se va. Ya no haya nada que contar, ni que cantar. Es el árbitro francés, fanático del Potro cordobés.

Raynal en el centro de la escena en uno de los test match entre Los Pumas y Escocia. Foto Juano Tesone

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS