20.9 C
Argentina
16 junio, 2024

La extraña estadística de Wimbledon: hubo un éxodo de preclasificados en las primeras rondas

El éxodo de preclasificados en Wimbledon no se detiene. A los quince que se habían despedido en las primeras dos jornadas de competencia, este miércoles se sumaron otros ocho, tres del torneo masculino y cinco del femenino, entre ellos, el noruego Casper Ruud, tercer favorito, y la estonia Anett Kontaveit, segunda.

Con la caída de Ruud, en el cuadro que lidera Novak Djokovic y cuando todavía ni siquiera se completó la segunda ronda, solo quedan cuatro top 10: el serbio, los españoles Rafael Nadal y Carlos Alcaraz y el griego Stefanos Tsitsipas.

Igual, solo siete de los diez primeros del ránking ATP entraron al certamen: los rusos Daniil Medvedev y Andrey Rublev se quedaron afuera porque en All England prohibieron la participación de jugadores de su país por la invasión a Ucrania y el alemán Alexander Zverev fue baja por la lesión en el tobillo derecho que sufrió en el duelo de semis de Roland Garros ante Rafa.

La derrota de Ruud fue una sorpresa a medias. Porque el noruego, número seis del mundo y ganador de ocho títulos (siete sobre polvo de ladrillo y uno sobre cemento), tiene muy poca historia en césped: llegó a Londres con solo cuatro torneos jugadores y un récord de 2-4, dos derrotas en el debut de este torneo en 2019 y 2021, una caída en cuartos de Mallorca el año pasado y una eliminación en el debut de Queen’s hace un par de semanas.

Es más, Ruud, que con 23 años ya es el mejor jugador de la historia del tenis de su país, hace poco aseguró: “Por el momento, me siento más cómodo en la cancha de golf que en la de tenis. El césped es para golfistas”. Su paso por Wimbledon demostró que no mentía.

La eliminación de Sebastián Báez, 31° preclasificado, tiene una explicación parecida a la despedida de Ruud. El bonaerense de 21 años, una de las joyas de la nueva generación argentina, apenas había disputado un certamen en cancha verdes antes del “grande” británico. Fue la semana pasada, en Mallorca, donde llegó a segunda ronda.

Antes de Wimbledon, Báez había jugado solo un torneo en césped, con una victoria y una derrota. Foto EFE/EPA/ANDY RAIN

En su debut absoluto en Londres, se llevó una buena victoria en tres ante el japonés Taro Daniel; pero en su segunda presentación no pudo hacer mucho frente al belga David Goffin, un rival mucho más experimentado, que le ganó 6-1, 6-2 y 6-4.

“Me llevo una buena experiencia y muchas cosas para aprender y para seguir mejorando. Hay que seguir construyendo, porque el camino es muy largo”, comentó en charla con ESPN el argentino, que igual se fue con buenas sensaciones.

El otro cabeza de serie que se despidió este miércoles fue el estadounidense Reilly Opelka, 15°, que sufrió una derrota también con algo de lógica. Es que el norteamericano -dueño de un récord de 2-7 sobre césped antes de esta semana- perdió con Tim van Rijthoven, 104° del ranking pero la gran revelación de la gira previa a Wimbledon. El neerlandés venía de sumar su primer título a nivel ATP en ‘s-Hertogenbosch al vencer a Medvedev, uno de los mejores jugadores del circuito.

Ruud, Báez y Opelka se sumaron a los seis favoritos que habían caído en primera ronda: el canadiense Felix Auger Aliassime (6°); el polaco Hubert Hurkacz (7°); el español Pablo Carreño Busta (16°); el búlgaro Grigor Dimitrov (18°), quien se lesionó cuando sacaba; el danés Holger Rune (29°), quien llegó con un récord de 0-2 en césped; y el británico Daniel Evans (28°).

Kontaveit, segunda favorita, explicó que todavía sufre las consecuencias de un cuadro de Covid de hace unos meses. Foto REUTERS/Toby Melville

En el cuadro femenino, la gran sorpresa del miércoles fue la derrota de Kontaveit, segunda favorita, que perdió por 6-4 y 6-0 con la alemana Jule Niemeier, 97ª del ranking. La estonia, tercera del ranking y campeona este año en St. Petersburgo, igual explicó que su caída tuvo una explicación.

“No pude llegar todo lo preparada que hubiera querido a este torneo. Tuve Covic hace dos meses y me equivoqué al intentar entrenar a los pocos días de no tener síntomas fuertes. Intenté seguir compitiendo, pero en todos los partidos experimenté bajones de energía tremendos. Llevo semanas durmiendo mucho, pero estoy cansada todo el tiempo. La última semana me estaba sintiendo mejor, pero claramente, es insuficiente para afrontar un torneo como éste”, comentó.

Otra derrota que sorprendió fue la de Emma Raducanu, décima favorita y vigente campeona del US Open. La joven estrella británica, de 19 años, desembarcó en Londres con poca preparación en césped, porque tras lesionarse en su debut en Nottingham no pudo volver a jugar hasta su debut en este torneo.

“Sólo jugué siete horas de tenis en el mes previo a Wimbledon”, contó tras caer por un doble 6-3 ante la francesa Caroline Garcia.

El año pasado, Raducanu había alcanzado la cuarta ronda del torneo, pero se tuvo que retirar tras sufrir un ataque de ansiedad en pleno partido, que le impedía respirar con normalidad.

Garbiñe Muguruza, novena favorita, ni siquiera superó la primera ronda. Campeona del torneo en 2017 y ex número uno, la española perdió por 6-4 y 6-0 con la alemana Greet Minnen, 88ª, y extendió su mal momento. En lo que va de la temporada, ganó apenas 8 de los 20 partidos que jugó.

“Este Wimbledon ha sido un poco pesadilla para mí. Mi nivel no ha estado como otros años. Hoy me encontraba bien pero al salir a pista no tenía buenas sensaciones, estaba desorientada. Es difícil encontrar una explicación. En los partidos me está faltando determinación para jugar los momentos importantes”, le dijo al diario Marca.

Muguruza ganó solo 8 de los 20 partidos que lleva jugados en esta temporada. Foto AP Photo/Alberto Pezzali

La otras cabezas de serie que ya se despidieron del certamen londinense fueron la rumana Sorana Cirstea (26ª) y la ucraniana Anhelina Kalinina (29ª) en segunda ronda; y la estadounidense Danielle Collins (7ª), las suizas Belinda Bencic (14ª) y Jil Teichmann (18ª), las italianas Camila Giorgi (21ª) y Martina Trevisan (22ª), la brasileña Beatriz Haddad Maia (23ª); la estadounidense Shelby Rogers (30ª) y la estonia Kaia Kanepi (31ª).

Alguna lesión, problemas físicos consecuencia de un cuadro superado de coronavirus y mucha falta de costumbre de jugar en una superficie que está lejos de ser la favorita entre la mayoría del circuito -y que tiene pocas citas a lo largo de la temporada-, dejaron al Grand Slam británico sin 23 preclasificados demasiado pronto. ¿Seguirá el éxodo este jueves?

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS